Día de la visibilidad lésbica

Hoy es el Día de la visibilidad lésbica y yo, además, soy ministérica. Por eso comparto esta foto de Irene Larra, personaje vorazmente interpretado por Cayetana Guillén Cuervo en El Ministerio del Tiempo.

Por un día en el que este día ya no sea necesario; un día en el que no haya ni que salir ni que esconderse en un armario; en el que dos mujeres puedan ir de la mano por la calle sin recibir miradas indiscretas, burlas o hasta insultos; ese día, cuando un beso solo incumba a las personas implicadas en él, el 26 de abril solo será un recuerdo.

Cierto medio digital se preguntaba hace tiempo por qué a las famosas les cuesta más salir del armario. El hecho de que en cine y televisión se haya dado más visibilidad a los hombres homosexuales puede tener algo que ver. Preguntad a amigos heteros, incluso los más abiertos de mente, más de uno y de una se ha sincerado y me ha reconocido – muy a su pesar, eso sí – que le resultaba más chocante ver a dos mujeres caminando de la mano que a dos hombres (a tener en cuenta: la pregunta solo vale si el nivel de confianza es elevado tendiendo a infinito, vamos, alguien que no sienta la necesidad de ser políticamente correcto contigo).

Por hechos como este es necesaria la visibilidad, no así la exposición. En el mencionado artículo, recriminaban a ciertas famosas su “no salida del armario”. Famosas, dicho sea de paso, de las cuales este medio suponía que eran lesbianas por rumores, no tener pareja conocida o no querer contestar a preguntas sobre su sexualidad (sé lo que estás pensando, pero no se trataba de la prensa rosa, era un medio de los conocidos como “serios”).

Cualquier persona, aunque sea famosa, tiene derecho a preservar su intimidad si así lo desea. Una cosa es querer pretender ser quien no eres y otra muy distinta es que tengas que llevar una cartelito etiquetándote para la tranquilidad del personal. Sinceramente, no me imagino a Paula Echevarría, por decir alguien, congregando a la prensa para leer un comunicado en el que diga “oigan, les he convocado aquí para anunciar que soy hetero, gracias por su comprensión y respeto”.

Y, finalmente, alzo mi copa imaginaria por más personajes como Irene en la ficción, mujeres que no ejercen simplemente el rol de “una lesbiana”, si no mujeres que inteligentes, audaces, intrépidas, despojadas de estereotipos, personajes con aristas, con tramas interesantes más allá de su orientación sexual y que, además, aman a otras mujeres.

¡Feliz Día de la Visibilidad Lésbica! Amaos y amad con tal intensidad que todavía no haya sido descrita.

Deja un comentario